lunes, 19 de julio de 2010

viernes, 16 de julio de 2010

EL PADRE CELESTIAL BUSCA ADORADORES EN ESPIRITU Y VERDAD.



Jesús dijo a la mujer samaritana: “Vosotros adoráis lo que no sabéis; nosotros adoramos lo que sabemos; porque la salvación viene de los judíos. Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad ; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren . Dios es Espíritu; y los que le adoren, en espíritu y en verdad es necesario que adoren” ( Juan 4:23-24 ).

 Las cosas del Padre son simples. Por eso se revela a los niños y no a los sabios y entendidos. Los niños son sencillos de corazón, en cambio los sabios, confían demasiado en sí mismos y en la capacidad  de su mente.

¿Cuándo adoramos? La respuesta es: en todo tiempo. Las escrituras dicen: "Bendeciré a Jehová en todo tiempo; su alabanza estará de contínuo en mi boca". (Salmo 34:1) Porque en el espíritu no hay tiempo ni espacio. Yo puedo estar con mis sentidos atentos manejando mi automóvil y estar adorando, puedo estar atenta al desarrollo del culto  y estar adorando.  Que nuestra actitud sea siempre la postración ante su grandeza sujetando nuestras habilidades para Su servicio. Un adorador es aquel que fluye bajo la guía del Espíritu Santo.

Jehová revela al espíritu, no al intelecto. Porque un verdadero adorador es un ser inspirado, porque lo que potencia la adoración es la revelación de nuestro amado Padre. ¿Qué debemos hacer para integrar el grupo selecto de los verdaderos  adoradores  a quienes busca Dios que le adoren? Sencillo, muy sencillo: adorar “en espíritu y en verdad” . ¿Por qué adorar “en espíritu” ? Porque “Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adore”.

¿A quién damos loor? ¿A quién rendimos reverencia y culto? ¿A quién exaltamos, ensalzamos y magnificamos? Al Dios Todopoderoso y al Hijo sentado a su diestra. “Santo, Santo, Santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que era, el que es, y el que ha de venir. Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas” ( Apocalipsis 4:8 ,11).

Amigo, amiga,  este tema es muy largo para compartir, pero de corazón  le invitamos a convertirse al Señor para que también tome usted su lugar entre la multitud de los “verdaderos adoradores” que adoran a Dios “en espíritu y en verdad”, pues el Creador tiene complacencia solo en los verdaderos. Tenga por cierto que si usted está buscando de Dios, él también está buscando a usted para redención y reconciliación, deseando que se transforme usted en verdadero adorador. Tal transformación excelente se inicia cuando la persona llena de convicción confiesa que Cristo es el Salvador, se arrepiente de todo pecado y se bautiza para perdón de los pecados ( Hechos 2:38-47 ).