jueves, 28 de abril de 2011

¿DONDE ESTA DIOS?

Acaso está más presente en un edificio de ladrillos y vitrales que fuera de él?

Aunque a veces podemos sentirnos más cerca de Dios en la atmósfera y comunión de nuestra iglesia, no deberíamos pensar que está  dentro de ese edificio.  Y debemos tener especial cuidado en evitar pensar que si no estamos en una iglesia, Dios no está cerca.

Sin embargo, a  veces nos comportamos como si Dios no nos viera ni nos escuchara tan bien, fuera de las paredes de la iglesia.

Hacemos fuera de la iglesia cosas que no se nos ocurriría hacer estando en la iglesia.   Y  nuestro lenguaje de repente no es el mismo cuando conversamos con los hermanos en la iglesia, que cuando conversamos con la familia o los amigos y amigas. En las escrituras Dios nos habla en  Efesiós 4:29 "Ninguna palabra corrompida salga de nuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación,  a fin de dar gracias a los oyentes.".

A la luz de todo esto, parece que sería sabio que pensáramos que estamos continuamente en presencia de Dios. Debemos recordar que nunca estamos fuera del alcance de su vista ni de su cuidado. Dios no se deja engañar de la falsa espiritualidad que ponemos en marcha cuando entramos en una iglesia. Y conoce nuestras necesidades cuando estamos en  cualquier lugar.

Dios está presente en todas partes. Asi que dondequiera que estemos, alli está Dios, en  Proverbios 15: 3 nos dice: "Los ojos de Jehová están en todo lugar, Mirando a los malos y a los buenos".

Reflexión:

Vivamos en la presencia de Dios cada día para que sea el Espíritu Santo el que nos guíe en todo lugar y podamos ser la misma persona en la iglesia, en el trabajo, en la escuela o donde vayamos, recordandonos siempre que los ojos de Jehová están en todo lugar. Y podamos ser testimonio de que somos sus hijos y  tratar de imitarle cada día un poco más, a tomarme en serio, eso de que tengo que ser  una "carta de Cristo", para los demás, a fin de que todos los que me conozcan y me "lean" lo descubran a Él en mí y deseen conocerle y amarle más.