domingo, 13 de abril de 2014

NECESITAS UN MILAGRO DE DIOS

Foto: Los milagros entran en acción cuando el nuestra humanidad llega a la frontera de sus recursos. Todos sabemos que hay un límite para los hombres, y reconocemos que tenemos un Dios Todopoderoso que hace milagros, porque nuestro Señor Jesús es el mismo, ayer, hoy, y por los siglos.
Desde la misma creación el poder milagroso de Dios se hizo evidente, así que su forma de actuar milagrosamente no es extraña para Él, podemos decir que lo natural de Dios son los milagros.  Dios está por encima de cualquier ley natural.  Él puede detener el Sol, puede resucitar a un muerto y lo maravilloso de todo esto es que podemos ejercer fe en los milagros porque aquí en la tierra está el Espíritu Santo y  precisamente de eso se tratan los milagros, romper con las leyes naturales.  Un paralítico que no puede caminar por defecto de su columna, que según las leyes de la medicina es imposible que camine, de todas formas camina, porque los milagros rompen las leyes hasta de la naturaleza.  Una tormenta puede cesar de inmediato, y una lluvia venir después de una sequía.
Este es un tiempo especial de milagros, si tan solo podemos creer, porque para el que cree todo le es posible. Sólo basta confiar, Dios obrará milagros.
Salmos 63:1
"Oh Dios, tú eres mi Dios; yo te busco intensamente. Mi *alma tiene sed de ti; todo mi ser te anhela, cual tierra seca, extenuada y sedienta. Te he visto en el santuario y he contemplado tu poder y tu gloria. Tu amor es mejor que la vida; por eso mis labios te alabarán. Te bendeciré mientras viva, y alzando mis manos te invocaré. Mi alma quedará satisfecha como de un suculento banquete, y con labios jubilosos te alabará mi boca. En mi lecho me acuerdo de ti; pienso en ti toda la noche. A la sombra de tus alas cantaré, porque tú eres mi ayuda. Mi alma se aferra a ti; tu mano derecha me sostiene"
Los milagros entran en acción cuando el nuestra humanidad llega a la frontera de sus recursos. Todos sabemos que hay un límite para los hombres, y reconocemos que tenemos un Dios Todopoderoso que hace milagros, porque nuestro Señor Jesús es... el mismo, ayer, hoy, y por los siglos.
Desde la misma creación el poder milagroso de Dios se hizo evidente, así que su forma de actuar milagrosamente no es extraña para Él, podemos decir que lo natural de Dios son los milagros. Dios está por encima de cualquier ley natural. Él puede detener el Sol, puede resucitar a un muerto y lo maravilloso de todo esto es que podemos ejercer fe en los milagros porque aquí en la tierra está el Espíritu Santo y precisamente de eso se tratan los milagros, romper con las leyes naturales. Un paralítico que no puede caminar por defecto de su columna, que según las leyes de la medicina es imposible que camine, de todas formas camina, porque los milagros rompen las leyes hasta de la naturaleza. Una tormenta puede cesar de inmediato, y una lluvia venir después de una sequía.
Este es un tiempo especial de milagros, si tan solo podemos creer, porque para el que cree todo le es posible. Sólo basta confiar, Dios obrará milagros.
Salmos 63:1
"Oh Dios, tú eres mi Dios; yo te busco intensamente. Mi *alma tiene sed de ti; todo mi ser te anhela, cual tierra seca, extenuada y sedienta. Te he visto en el santuario y he contemplado tu poder y tu gloria. Tu amor es mejor que la vida; por eso mis labios te alabarán. Te bendeciré mientras viva, y alzando mis manos te invocaré. Mi alma quedará satisfecha como de un suculento banquete, y con labios jubilosos te alabará mi boca. En mi lecho me acuerdo de ti; pienso en ti toda la noche. A la sombra de tus alas cantaré, porque tú eres mi ayuda. Mi alma se aferra a ti; tu mano derecha me sostiene"