miércoles, 25 de junio de 2014

DECIDAMOS CONFIAR EN DIOS EN TODO MOMENTO.

Foto: La decisión de agradar a Dios es la mejor de todas, puesto que conduce a tomar muchas otras para el propio bienestar y el de quienes nos rodean, recordemos que Dios nos tiene en cuenta y sus ojos están sobre nosotros, aunque vivamos en un mundo que pretende dejar a Dios de lado, si buscamos cada día más de su presencia, entonces cosecharemos bendiciones en abundancia, así que no importa la situación que estemos atravesando, no dudemos más tengamos por cierto que Dios nos ama tanto que prefirió entregar a Su propio Hijo, para pagar todos nuestros pecados, llevar todas nuestras enfermedades,  antes de perdernos a nosotros. Y no solamente Dios nos amó para pagar y perdonarnos todos nuestros pecados, sino que ahora mismo Él nos  llama hijos suyos y ovejas de su prado. Y eso no es todo, sino que, además, diseño un Plan perfecto para asegurarse que Él disfrutaría de nuestra presencia y compañía por toda la eternidad, Por medio de nuestra fe en Jesús y de creerle a Dios, creyendo Su Palabra, teniendo la fe y la confianza en Dios eso nos proporciona una sensación de descanso físico, satisfacción del alma y tranquilidad y bienestar espirituales. Así es que si sabemos que Dios nos ama, entonces sabemos que todo nos saldrá bien y que Él cuidará de todo y así podemos tener tranquilidad de espíritu y descansar en el Señor.
Estemos atentos, porque las preocupaciones pueden matarnos, por eso La Biblia nos dice: “El temor lleva en sí castigo.” en 1a. de Juan.4:18 Y es muy cierto,  el miedo es mortal. Las preocupaciones pueden llegar a ponernos enfermos, debilitados y sin saber que hacer ante las dificultades. Por eso la fe en Cristo y en Su Palabra son el mejor remedio que hay. La fe es lo contrario del miedo, y si se tiene fe, no se puede tener miedo, se tiene lo uno o lo otro, y cuando el temor sustituye a la fe, aparecen los problemas. Pero si nos aferramos al Señor y a Su Palabra, y reemplazas el temor con fe, entonces sí que encontraremos las soluciones, porque Dios nos dará la victoria.
DECIDAMOS CONFIAR EN JESUS, EL NUNCA NOS VA A FALLAR, EL SIEMPRE LLEGA A TIEMPO Y SU TIEMPO ES PERFECTO. ANIMO.
Entreguémosle los problema a Dios; Él nunca falla, y si de verdad confiamos en Él, tengamos por seguro que nos  ayudará a salir del apuro y nos dará la victoria.
La Biblia nos dice en Juan 14:1
""No se turbe vuestro corazón. Creéis en Dios; creed también en mí.”
 
La decisión de agradar a Dios es la mejor de todas, puesto que conduce a tomar muchas otras para el propio bienestar y el de quienes nos rodean, recordemos que Dios nos tiene en cuenta y sus ojos están sobre nosotros, aunque vivamos en un m...undo que pretende dejar a Dios de lado, si buscamos cada día más de su presencia, entonces cosecharemos bendiciones en abundancia, así que no importa la situación que estemos atravesando, no dudemos más tengamos por cierto que Dios nos ama tanto que prefirió entregar a Su propio Hijo, para pagar todos nuestros pecados, llevar todas nuestras enfermedades, antes de perdernos a nosotros. Y no solamente Dios nos amó para pagar y perdonarnos todos nuestros pecados, sino que ahora mismo Él nos llama hijos suyos y ovejas de su prado. Y eso no es todo, sino que, además, diseño un Plan perfecto para asegurarse que Él disfrutaría de nuestra presencia y compañía por toda la eternidad, Por medio de nuestra fe en Jesús y de creerle a Dios, creyendo Su Palabra, teniendo la fe y la confianza en Dios eso nos proporciona una sensación de descanso físico, satisfacción del alma y tranquilidad y bienestar espirituales. Así es que si sabemos que Dios nos ama, entonces sabemos que todo nos saldrá bien y que Él cuidará de todo y así podemos tener tranquilidad de espíritu y descansar en el Señor.
Estemos atentos, porque las preocupaciones pueden matarnos, por eso La Biblia nos dice: “El temor lleva en sí castigo.” en 1a. de Juan.4:18 Y es muy cierto, el miedo es mortal. Las preocupaciones pueden llegar a ponernos enfermos, debilitados y sin saber que hacer ante las dificultades. Por eso la fe en Cristo y en Su Palabra son el mejor remedio que hay. La fe es lo contrario del miedo, y si se tiene fe, no se puede tener miedo, se tiene lo uno o lo otro, y cuando el temor sustituye a la fe, aparecen los problemas. Pero si nos aferramos al Señor y a Su Palabra, y reemplazas el temor con fe, entonces sí que encontraremos las soluciones, porque Dios nos dará la victoria.
DECIDAMOS CONFIAR EN JESUS, EL NUNCA NOS VA A FALLAR, EL SIEMPRE LLEGA A TIEMPO Y SU TIEMPO ES PERFECTO. ANIMO.
Entreguémosle los problema a Dios; Él nunca falla, y si de verdad confiamos en Él, tengamos por seguro que nos ayudará a salir del apuro y nos dará la victoria.
La Biblia nos dice en Juan 14:1
""No se turbe vuestro corazón. Creéis en Dios; creed también en mí.”
 
 



domingo, 1 de junio de 2014

DESCANSA EN DIOS


Foto: Todos queremos dirección, soluciones, algo que calme nuestro espíritu cuando nos encontramos en situaciones que no vemos la salida, y buscamos en todo  lugar, excepto en el Señor nuestro Dios y no nos damos cuenta de que Dios ya nos dio una palabra a través de las Escrituras.   Si no nos volvemos a Dios como nuestra fuente entonces nuestras luchas acabarán en lamento y confusión, por eso nos equivocamos cuando tratamos de hacer todas las cosas en nuestras propias fuerzas.

Dios está siempre tratando de enseñarnos a nosotros a que dependamos de Él  en las pruebas, en las situaciones difíciles y también en nuestra vida cotidiana, pues su palabra en Juan 15:5 nos afirma que separados de Él, no podemos hacer nada, pero la mayoría de nosotros tenemos que estar convencidos de eso y muchas veces aprendemos a través de una experiencia amarga o difícil. 

No muchos cristianos hoy tenemos este tipo de quietud y confianza. Muchas veces estamos envueltos en un frenesí de actividades, desesperados por obtener riquezas y posesiones, y no es que sea malo tener riquezas y posesiones, sino que no es nuestra prioridad, porque la Palabra nos dice que busquemos primeramente el Reino de Dios y su justicia y lo demás viene por añadidura,  si en verdad estamos caminando en justicia, nuestras vidas darán como fruto un espíritu calmado, en quietud de corazón y paz con Dios, aún en medio que no veamos las respuesta de Dios, porque estaremos plenamente confiados que Dios es fiel y que en su tiempo veremos su respuesta, según su voluntad.  Así que es tan importante que como cristianos no dejemos de orar, porque es allí donde aprendemos a depender de Dios. 

 Necesitamos arrepentirnos porque no hemos entrado en el reposo del Señor, sino que hemos tratado de fabricar nuestros propios reinos, en nuestras propias fuerzas, y de alguna manera procuramos nuestra propia salvación y nuestras propias decisiones. 

Que este sea un tiempo en que desarrollemos un espíritu de quietud porque es una parte esencial del proceso de aprender a confiar en el Señor, pero si siempre estamos hablando del problema, con frecuencia excluiremos al Señor para que Él lleve a cabo lo que Él desea para nosotros que siempre es bueno, agradable y perfecto. Mantenernos en silencio es difícil, pero el silencio es una manera palpable de expresar la fe en nuestro Señor Jesucristo.

La Biblia nos dice en Isaías 30:15 

"Porque así dijo Jehová el Señor, el Santo de Israel: En descanso y en reposo seréis salvos; en quietud y en confianza será vuestra fortaleza".
 
 
Todos queremos dirección, soluciones, algo que calme nuestro espíritu cuando nos encontramos en situaciones que no vemos la salida, y buscamos en todo lugar, excepto en el Señor nuestro Dios y no nos damos cuenta de que Dios ya nos dio una... palabra a través de las Escrituras. Si no nos volvemos a Dios como nuestra fuente entonces nuestras luchas acabarán en lamento y confusión, por eso nos equivocamos cuando tratamos de hacer todas las cosas en nuestras propias fuerzas.


 Dios está siempre tratando de enseñarnos a nosotros a que dependamos de Él en las pruebas, en las situaciones difíciles y también en nuestra vida cotidiana, pues su palabra en Juan 15:5 nos afirma que separados de Él, no podemos hacer nada, pero la mayoría de nosotros tenemos que estar convencidos de eso y muchas veces aprendemos a través de una experiencia amarga o difícil. 



 No muchos cristianos hoy tenemos este tipo de quietud y confianza. Muchas veces estamos envueltos en un frenesí de actividades, desesperados por obtener riquezas y posesiones, y no es que sea malo tener riquezas y posesiones, sino que no es nuestra prioridad, porque la Palabra nos dice que busquemos primeramente el Reino de Dios y su justicia y lo demás viene por añadidura, si en verdad estamos caminando en justicia, nuestras vidas darán como fruto un espíritu calmado, en quietud de corazón y paz con Dios, aún en medio que no veamos las respuesta de Dios, porque estaremos plenamente confiados que Dios es fiel y que en su tiempo veremos su respuesta, según su voluntad. Así que es tan importante que como cristianos no dejemos de orar, porque es allí donde aprendemos a depender de Dios. 



  Necesitamos arrepentirnos porque no hemos entrado en el reposo del Señor, sino que hemos tratado de fabricar nuestros propios reinos, en nuestras propias fuerzas, y de alguna manera procuramos nuestra propia salvación y nuestras propias decisiones.

Que este sea un tiempo en que desarrollemos un espíritu de quietud porque es una parte esencial del proceso de aprender a confiar en el Señor, pero si siempre estamos hablando del problema, con frecuencia excluiremos al Señor para que Él lleve a cabo lo que Él desea para nosotros que siempre es bueno, agradable y perfecto. Mantenernos en silencio es difícil, pero el silencio es una manera palpable de expresar la fe en nuestro Señor Jesucristo.
 


 La Biblia nos dice en Isaías 30:15

"Porque así dijo Jehová el Señor, el Santo de Israel: En descanso y en reposo seréis salvos; en quietud y en confianza será vuestra fortaleza".