jueves, 18 de septiembre de 2014

DE OIDAS TE HABIA OIDO PERO AHORA MIS OJOS TE VEN.


Muchos sabemos que Dios existe, como hijos de Dios oramos y le hablamos sobre nuestras necesidades, pero muchas veces no hemos experimentado esa relación personal íntima con Dios.
Cuando las cosas andan bien podemos correr a sus brazos, cuando las cosas andan mal podemos correr a sus brazos, en Él siempre encontraremos nuevas fuerzas, en Él siempre hay esperanza, y lo que podamos estar viviendo hoy solo es temporal, no tiene comparación con lo que estaremos viviendo después, sabiendo que Él esta con nosotros porque Él esta en mí y en ti.

  Muchos amamos a Dios solo en tiempos de abundancia, pero nos quejamos de El cuando estos no están ahí, no nos damos cuenta de que desconocemos a Dios, solo conocemos sus beneficios, pero no a Dios, y no estamos muchas veces interesados en Aquel del cual provienen esos beneficios de los que disfrutamos cada día.

 La Biblia nos dice : "De oídas lo había oído, mas ahora mis ojos lo ven" Lo podemos ver con los ojos de la fe, esa fe que de Él recibimos. A veces solo conocemos a un Dios que solo le oímos en la iglesia el domingo, pero como hijos de Dios no estamos dispuestos a experimentar a Dios, decimos amarle, pero en realidad estamos mas enamorados de lo que El puede hacer por nosotros que de Dios mismo, ¿por qué?, porque es mas fácil y mas cómodo, simplemente por eso.
 
En qué circunstancia hemos conocido al Señor? al Dios que sana, al que liberta, al que provee, al que restaura, al que salva, al que protege, al que fortalece, al que enamora… En cuál de ellas quizá solo de oídas lo hemos oído. A pesar que no estemos en nuestro mejor etapa, sea cual sea, que nuestras expectativas en Dios no disminuyan sino se mantengan los más alto posible, y aún las más altas se verán sobrepasadas porque para que Dios obre no necesita nuestros recursos ni capacidades sino solamente que estemos dispuestos a creerle a Él y su poder se Glorificará en nosotros.

 Decidamos reconocer a Dios como el GRAN YO SOY, y en cualquier situación que nos encontremos: si es enfermedad, veremos la sanidad, si es deuda, veremos su provisión, si nos sentimos débiles veremos su fortaleza, si es tristeza El cambia nuestro lamento en baile, si es angustia nos da paz, si es temor El nos da de su perfecto amor. Dios siempre está allí con nosotros pronto veremos su gloria. 



 La Biblia nos habla en el Libro de Job 42:5
" De oídas te había oído; Mas ahora mis ojos te ven"
 
 
 
 
 
 
 



martes, 2 de septiembre de 2014

GRACIAS SEAN DADAS A DIOS PORQUE NOS DA LA VICTORIA POR MEDIO DE JESUCRISTO

Dios es un Dios de planes y de propósitos. Cada uno de nosotros tiene un propósito que nos está moviendo hacia delante. Dios quiere que avancemos, más allá de las circunstancias, de los momentos difíciles que estemos atravesando, de las pue...rtas que se cierran, Dios le dijo a Josué que se levantara y pasara el Jordán. El Señor le decía que lo que le había limitado era hasta donde había llegado a los límites donde podía ver la tierra que le había prometido y que todavía había más, que era el momento de levantarse y tomar posesión de la promesa.
Asimismo Dios tiene cosas mayores y poderosas para cada uno de nosotros hoy, El todavía no ha completado todo lo que tiene para nuestra vida, nuestro ministerio, nuestra casa y todo aquello para lo cual nos ha salvado y transformado, así que no es tiempo de detenernos, sino que es el tiempo de ponernos en marcha otra vez y avanzar.
Aprendamos a rendirnos y a consagrarnos a ese plan y entregarnos día a día al propósito que Dios tiene para nuestras vidas. Es tiempo de decidir avanzar y de no mirar atrás, de no bajar los brazos a pesar de las circunstancias. Y si hoy hay una puerta que se cierra es porque hay una puerta mayor que está por abrirse. Dios es quién nos brinda las mejores oportunidades y también nos aleja de los caminos de mentiras. Él es quien nos acompañará en cada paso. Confiemos en Dios, en su poder y veremos su gloria.
No permitamos que las circunstancias nublen nuestra visión de la promesa, es hora de confiar en nuestro Dios y su Palabra y avanzar en fe, pues Dios nos dará la victoria.
La Biblia nos dice en 1a.Crintios 15:57
"pero a Dios gracias, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo"